miércoles, 17 de mayo de 2017

Futuros Perdidos

Sinopsis de la editorial 


Clare Beckett es una mujer madura acosada por las consecuencias de una negligencia juvenil, y sueña febrilmente con escapar a un mundo en el que las cosas hubieran sido diferentes. Pero sus sueños son tan vívidos que llega a experimentar otras vidas, futuros perdidos que ponen en entredicho su cordura... 

Futuros perdidos propone un viaje de exploración al interior de la conciencia en uno de los vehículos narrativos de mayor calado filosófico: la posibilidad de explorar el árbol probabilístico de la teoría de los muchos mundos y acceder a otras líneas argumentales de nuestra propia vida.

Ysora opina…


Lisa Tuttle no es una autora muy conocida en España. De ella ya había leído hace un par de años el imprescindible Nido de Pesadillas, editado por Nevsky Prospects, una colección de cuentos de terror centrada en lo cotidiano, en donde la autora procede a crear la atmósfera a través de una obra más bien centrada en lo que el terror evoca de uno mismo más que ser un agente externo.

En el caso del libro del cual nos estamos ocupando, Futuros perdidos, la narración también parte de la introspección. Se trata de una novela corta, la segunda publicada de Lisa Tuttle por la editorial Gigamesh, fácil de leer, escrita en un lenguaje ameno, sin abuso del diálogo y como decía, con mucho diálogo interior. Y es que la protagonista, Clare Beckett, siente que no es feliz, que le pasa algo, que desde que su hermano murió, la vida no es igual…  Pero Futuros Perdidos no se trata de una novela intimista sino de ciencia ficción. Os preguntaréis, ¿cómo la vida aburrida de una mujer de mediana edad y amargada puede llegar hasta ese género? Y es aquí en donde se desprende el ingenio de la autora.

Tuttle consigue engatusarnos con una protagonista un tanto antipática y llorona que resulta no ser todo lo que parece. Y es que en el libro encontraréis muchas Clares, todas las Clares que pudieron ser si hubieran tomado otra decisión en uno u otro momento. Y llegará un momento en que no sabrás cual Claire habla, quién es la verdadera o si de verdad alguna lo es o la autora te está mintiendo. El final de la historia, sin duda, es de lo más sorprendente y os dejará un tanto desconcertados.

Futuros perdidos es una novela sencilla, para amantes del género ucrónico más que ciencia ficción pura, que se lee de una sentada (una vez superada la presentación de Claire) y que nos sirve como oportunidad para adentrarnos en el mundo de una de las escritoras más importantes del género y muy poco conocidas aquí. Si os quedáis con ganas de más, no podéis dejar de leer el otro libro que cité. Es junto a Anna Starobinets (de la cual ya os hablaré en alguna ocasión) una de las mejores creadores de terror actual que he encontrado (sin entrar en subgéneros de monstruos) y desde luego una estupenda creadora de ciencia ficción reconocidísima con multitud de premios.

Ficha Técnica


Autora: Lisa Tuttle

Editorial: Gigamesh

Páginas: 224

Precio: 18€ 

ISBN: 9788416035540

4 comentarios:

  1. Ciencia ficción donde hay "mundos alternos" o "lo que hubiera pasado si...", es un género no muu visto en libros, sí en películas. Habrá que darle una oportunidad, muchas Claire y ver si está loca, si puede cambiar algo, etc.
    Gracias por la reseña Ysora

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te va a sorprender, el final es inesperado, vamos, a mi me lo pareció, y a ti que suele gustarte los animes de ciencia ficción y estos temas, puede gustarte :)

      Eliminar
  2. Holaaa
    Pues la verdad es que no conozco este libro pero por lo que cuentas le voy a dar una oportunidad, creo que perfectamente puede ser mi estilo así que me encantará leerlo
    ¡un abrazo muy grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Espero que te guste! Ya compartirás con nosotros tus opiniones :D

      Eliminar

¡Nos gustaría saber tu opinión! Anímate 😉

Los mensajes con URL y los follow os agradeceríamos que nos los hicierais llegar a nuestro correo. O dadle directamente y nos pasaremos por vuestros blogs de vuelta.
¡Gracias!