domingo, 1 de mayo de 2016

Ripper Street

Londres, abril de 1889. Han pasado seis meses desde el último asesinato de Jack el destripador y el inspector Edmund Reid (Matthew Macfadyen), responsable de la división H que trabaja precisamente en el barrio de Whitechapel, lugar en el que el infame asesino cometió la mayoría de sus crímenes, vuelve a encontrarse con el caso de una mujer asesinada que deberá investigar. Acompañándole en semejante labor encontraremos al sargento Bennet Drake (Jerome Flynn) como su pareja y al capitán Jackson (Adam Rothenberg), un americano que no está en el cuerpo de policías, pero que les ayudará a lo largo de las investigaciones con sus conocimientos médicos. A lo largo del paso de los capítulos, éste último irá implicándose cada vez más y más en las investigaciones, consiguiendo un laboratorio propio, mejoras e incluso un sueldo.

La estructura de la serie podría ser similar a la típica procedimental y, como en muchas otras series de corte policíaco, hay una temática general por cada temporada que se convierte en el trasfondo de todos los capítulos. Por poner un ejemplo, los asesinatos de Jack el Destripador y toda la investigación que de ello hizo Reid, así cómo la misteriosa desaparición de su hija Mathilda, llenarán las primeras temporadas de la serie como trama principal de las mismas. 


Lo que diferencia esta serie de otras muchas policiales tipo CSI, Bones, El cuerpo del delito, Hawaii 5.0 es, a parte de la ambientación, claramente de época, es el tratamiento de los personajes. La evolución de los mismos es profunda y los secundarios están tratados con el mismo esmero que los protagonistas. Podemos, por ejemplo, destacar a las dos féminas más importante del reparto, como son Rose (Charlene Mckenna) una prostituta de fuerte carácter que trabaja para el burdel de  Mrs Susan (MyAnna Buring), la esposa de Jackson. Son personajes de vital importancia y están vista de forma poliédrica, con sus luces y sus sombras, del mismo modo que sus partenaires masculinos. Sus tramas secundarias llegaran a ligarse con la principal en multitud de ocasiones y no quedarán relegadas a un plano secundario, ganando importancia a medida que la serie va avanzando temporada tras temporada.

Para aquellos que buscan una serie con una buena representación histórica, Ripper Street lo es. Se nota que la BBC sabe hacer bien su oficio y se deja bien el dinero, porque la producción y la ambientación de la misma son un lujo visual. La serie nos transporta a una Londres victoriana, de finales del siglo XIX, ya industrializada, con toda su riqueza y miseria como capital de un extenso imperio, el británico. Hay una atmósfera de opresión, de tristeza, de suciedad que lo impregna todo en la serie, incluso en las escenas que transcurren fuera del barrio, y es que precisamente en la serie no se están tratando temas alegres. Las actuaciones de los secundarios, el vestuario y los decorados están tratados con mimo y acierto y realmente llegan a sumergirnos en la sensación de vivir en aquella ciudad.

Si de alguna cosa peca esta serie, y ya es opinión propia, es a veces lo largos que son los capítulos y el uso que se le puede dar de ellos. Muchas veces el guión se sumerge en lodazales que sólo lo consiguen salvar las maravillosas actuaciones de los actores, en donde un gran  Jerome Flynn (Drake) se va comiendo poco a poco en sus escenas a Matthew Macfadyen (Reid), que tiene algunos capítulos más flojos que otros, llegando a veces a resultar un personaje un tanto cargante. Así, queda a veces la sensación de que hay un poco de paja dentro del capítulo para resolverlo lo que vendría  a ser a matacaballo al final de éste y casi como si se tratara de un deus ex machina.


 La cuarta temporada, recién terminada, consta de 6 capítulos, pero son visiblemente más largos y mejor llevados que en temporadas anteriores, en donde veremos ya la evolución de los personajes a lo largo del tiempo. Si se compara esta última temporada con la primera, podríamos decir que el camino recorrido ha convertido a los personajes en personas totalmente diferentes y el espectador ha podido disfrutar a lo largo de las horas de metraje de la serie de su evolución a base de miserias, alegrías, desengaños y sufrimientos.


Entrando ya en temas más estrictamente técnicos, la serie fue emitida por primera vez por la cadena británica BBC el 30 de diciembre del 2012 y en EEUU por la BBC americana el 19 de enero del 2013. Está creada y escrita por Richard Warlow y, aparte de su fenomenal factura en la fotografía y el guión, la banda sonora de la serie destaca por encima de sus otras muchas virtudes. Compuesta por Dominik Scherrer, tiene referencias claramente irlandesas en su composición y uno de los opening más memorables y reconocibles del panorama actual. Creo que no existe mejor definición para hablar de esta maravillosa música que se podría estar escuchando en bucle horas y no cansarse de ella.

Así pues, Ripper Street, ya para concluir, se trata de una buena serie de misterio, ambientada en el siglo XIX, con grandes actuaciones y buena factura que agradará a todos los fans tanto del género policíaco como de las series de época. Habrá que esperar a que alguna televisión la compre y la doble al español para que el gran público la conozca, pero hasta el momento la podéis disfrutar en su idioma original, inglés británico, para satisfacción de los amantes de las voces originales de los actores, tan importantes para acabar de ver la interpretación de las obras, en la que Ripper Street destaca por encima de otras. 
Una gran serie que no podéis dejar perder. Inmerecidamente desconocida.



3 comentarios:

  1. Hay veces que comento mentalmente y se me olvida de que tengo que dejarlo escrito...
    Ripper Street es una de mis pendientes desde hace muchísimo tiempo, pero no encuentro el momento de ponerme con ella. Y no entiendo por qué, más que nada porque la ambientación me encanta y tengo cierta debilidad por las series policíacas (sobre todo viéndolas con la familia =P)
    Así que voy a hacer mucho casito de este primer Ysora Approves y me voy a poner con ella. Ya te comentaré y me ha parecido muy interesante tu forma de hablarnos de la serie.
    ¡Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lady Estanterías, es una estupenda serie, muy bien ambientada, muy bien actuada y muy bien interpreteada! Ya me dirás :D

      Eliminar
    2. Yo también me la apunto. Si está aprobada por Ysora...no lo dudo.

      Eliminar

¡Nos gustaría saber tu opinión! Anímate 😉

Los mensajes con URL y los follow os agradeceríamos que nos los hicierais llegar a nuestro correo. O dadle directamente y nos pasaremos por vuestros blogs de vuelta.
¡Gracias!